Parques Naturales

Para mar y montaña, no hay otro parque como el de Cap de Creus. En un día claro es espectacular. El Faro de Cap de Creus es la punta más oriental de la península ibérica. El mar en este lugar está en su estado más salvaje. En la montaña, está el Monasterio de Sant Pere de Rodes.

Los Aiguamolls de l’Empordà es una reserva inundable natural con especies protegidas de plantas, aves, y peces. Las cigüeñas vienen a anidar en primavera, y es posible ver y escucharlas … hacen mucho ruido! Se puede visitar a pie, a caballos, o con Quads fuera de las pistas peatonales, claro.

En la Garrotxa, no muy lejos, está la Zona Volcánica de la Garrotxa, donde se pueden visitar volcanes extinguidos o dormidos y la Fageda d’en Jordà, un bosque de hayas, poco frecuente en estas alturas. Recomendamos esta visita sobre todo en otoño, cuando las hojas cambian de color.

El Paraje Natural de la Albera, el parque natural en la frontera con Francia, encontramos el Castillo de Requesens, Sant Quirze de Colera, y un proyecto para criar y proteger la tortuga mediterránea, que está en peligro de extincció: en el Centro de Reproducción de Tortugas.

Castillos y Monasterios Medievales

En Vilabertran se encuentra el monasterio agustiniano de Santa María de Vilabertran. En el Parque Natural de Cap de Creus se encuentra otro monasterio benedictino, el famoso Sant Pere de Rodes. En el Paraje Natural de la Albera encontramos dos monumentos. Primero, en Rabós, las ruinas de Sant Quirze de Colera, y el Castillo de Requesens en el municipio de La Jonquera (aunque hay que caminar un buen trozo para llegar). El Castillo de San Fernando, en Figueres, es el castillo de defensa más grande de Europa, o el Castillo de Montgrí en Torroella. De camino a la Mare de Deu del Mont, también se encuentran las ruinas del monasterio de Sant Llorenç de Sous.

Pueblos cercanos, interiores y costeros

Pueblos cercanos con encanto como Albanyà, Vilarig, Cistella, Boadella, Les Escaules y Pont de Molins. Otros pueblos con encanto en el Alt Empordà: Agullana, Peralada y Vilabertran.
Pueblos del interior:
Besalú, Castellfollit de la Roca, Santa Pau (en la Garrotxa), Banyoles (en el Pla de l’Estany). Pals, Peratallada y la Bisbal (en el Baix Empordà).
Pueblos costeros o casi-costeros: Castelló d’Empúries, Cadaqués, Llançà, Port de la Selva (en el Alt Empordà), Palafrugell,Palamós, y Begur (en el Baix Empordà) y Blanes y Tossa de Mar (en la Selva).

En Sant Llorenç

El pequeño pueblo de Sant Llorenç de la Muga, en el Alt Empordà, está considerado por el Patronat de Girona como uno de los 9 pueblos con más encanto de la provincia. No es para menos. El pueblo se encuentra en el valle del río Muga, y está completamente amurallado. La muralla se conserva en muy buenas condiciones y cuenta con varias torres, una de las cuales está dentro del recinto del hotel.

Las casas del pueblo se han ido restaurando durante los últimos años y el ayuntamiento ha embellecido todas las plazas del pueblo.

El río Muga forma una pequeña playa en su paso por el pueblo, pero los mejores lugares para bañarse se encuentran en las balsas a Sant Antoni y Albanyà.

Detrás de la iglesia de Sant Llorenç, hay dos fuentes de agua mineral. “La Pudosa” saca agua sulfurosa y es beneficiosa para la piel. “La Fuente de la Palanca” saca agua mineral fresca y de sabor nítido.

Siguiendo río arriba, se encuentran parajes tan espectaculares como la ermita de Sant Antoni, puentes románicos, y hasta llegar al término de Albanyà, donde encontrará cascadas y pozas escondidas. Río abajo, encontraréis el embalse de Boadella, donde se pueden practicar diversos deportes náuticos.

Las montañas que abrigan al pueblo también respiran paz y tranquilidad, pero también ofrecen interesantes excursiones para los senderistas más activos y trepidantes. Durante la primavera, los paseos brindan espárragos trigueros, y durante el otoño, en todo el Alt Empordà se va a la caza de la seta.